sábado, 3 de septiembre de 2016

Agentes secretos y escondites ultrasecretos

Actualidad de las empresas aragonesas nº 87
Javier Vázquez es el director de ‘Escúchate' el programa de la tarde de Aragón Radio.
Pero además es periodista, locutor, actor de teatro, animador cultural y escritor.
Tras “Cuatro cuentos rusos” (Nalvay) con ilustraciones de Mar Villar (“Cocina rápida para tortugas”), llega ahora “El escondite ultrasecreto”.
Y si las cosas van bien ¿para qué cambiar?
Repite editorial e ilustradora.
Espías, magos, mapas de escondites ultrasecretos, cantantes de ópera, ovejas e ilusionistas rusos que lo mismo hacen desaparecer a una estrella de cine de Cinecittà que sacan a las meninas y a Velázquez de su chistera (¿o es un sombrero de copa?).
Trenes, locomotoras, vagones y máquinas ferroviarias… en donde el amor siempre triunfa.
Da igual que seas un revisor o una espía.

En 1934 el famoso escritor de misterio Dashiell Hammett (“El Halcón Maltés”) y Alex Raymond (“Flash Gordon”, “Jungle Jim”) crean en formato de tiras de prensa diario al Agente Secreto X-9 un intrépido defensor de la Ley que luchaba contra gánsteres de todo los pelajes.
La serie, que sería publicada en medio mundo (incluido España en la revista El aventurero en 1935), llega ahora de la mano de Planeta en una cuidada recopilación.
Se incluyen también las posteriores historias de Raymond y Leslie Charteris (“El Santo”) así como las de Charteris, dibujados por Charles Flanders.
Según Ricardo Aguilera y Lorenzo Díaz (“Gente de cómic”, 1989, Diario 16), la serie era tan realista que el FBI llegó a detener e interrogar a Hammet ante lo inverosímil de que determinados golpes mafiosos que aparecían en el cómic fueran fruto de su imaginación y no de planes maquiavélicamente urdidos.
Alex Raymond debe su pasión por el dibujo al consejo de su padre.
Sin embargo, los mercados financieros ofrecían suculentas recompensas a los brokers de la época y esa sería su primera actividad profesional.
El crac del 29 no solo trajo dolor y lágrimas a millones de norteamericanos sino que, además de restaurar la cordura entre los desplumados inversores, entre ellos Raymon, también consiguió que nuestro protagonista se matriculara en la Grand Central School of Art de Nueva York, estudios que compatibilizaría con su nuevo empleo como agente hipotecario hasta que finalmente ficha por la mítica agencia de dibujantes King Features Syndicate y comienza su meteórica carrera en el mundo del cómic.

La saga Star Wars sigue siendo objeto de profundo análisis.
Desde su vestuario hasta la fotografía o la influencia de la religión o la historia.
Proximamente llegará a las librerías una nueva entrega del "Cómo se hizo" galáctico.
Esta vez toca “Star Wars: El Imperio Contraataca” (Planeta) y vendrá acompañada de la reimpresión "Cómo se hizo Star Wars: Una nueva esperanza".
También la segunda novela de la Trilogía “Consecuencias” de Chuck Wendig.

Y si es miedo lo que se desea nadie mejor que Robert Kirkman, en su versión sobrenatural “Outcast (Paria)” o en su versión zombi “The Walking Dead”, ambas con sus correspondientes series en televisión (mucho mejor los cómics, háganme caso. No se arrepentirán).
Entre los amantes de las viñetas, el cómic japonés –el manga- ofrece también una variada gama de posibilidades.
Se traslada al papel una película de Makoto Shinkai: “Voces de una estrella distante”, una historia de amor a través del tiempo, la distancia y las estrellas.
Y muy recomendable la penúltima entrega de “Chew” (J.Layman y Rob Guillory).
Tony Chu, el agente federal con la habilidad de recibir impresiones psíquicas de todo lo que come investiga el origen de la gripe aviar que mató a millones de personas.
Se enfrentará a Mason Savoy, exmentor y contumaz asesino y cibópata como él.

Cazador de sonrisas

Star Wars