domingo, 20 de marzo de 2016

Ciencia ficción muy actual

Moneda Única, marzo 2016
Los tiempos de paz y justicia, de solidaridad y honor han quedado atrás. 
La República cayó hace años, cuando el canciller Palpatine dio la orden 66. 
La Orden Jedi, encargada de mantener la paz en la galaxia fue aniquilada y el Emperador la gobierna con puño de hierro. Pero unos indómitos rebeldes no están dispuestos a verse sometidos al yugo del Imperio y avivan las llamas de la rebelión. Kanan Jarrus, un misterioso y antiguo jedi que lleva años ocultando sus poderes y su espada láser, forma parte de uno de esos grupúsculos que de manera independiente y desorganizados, sueñan con derrocar al malvado Palpatine. 
Nadie, ni siquiera sus compañeros, conocen su verdadero pasado. 
Antaño era conocido como Caleb Dume, un joven padawan que luchó en las Guerras Clon junto a su maestra, Depa Billaba. 
Todo ello en Star Wars Kanan El último Padawan (Planeta) del español Pepe Larraz. 
Si de ciencia ficción hablamos, resulta imprescindible para cualquier biblioteca el libro Las guerras de las galaxias (Planeta), una guía de Space óperas ochenteras que surgieron a raíz del éxito más bien inesperado primer del episodio de Star Wars (1977). 
Se trata de un repaso visual a producciones espaciales de Hollywood, Bollywood y Cinecittà como Dune, Alien, Star Wars o Flash Gordon, todas diseccionadas por los mejores especialistas mundiales del tema.

Zombis por doquier
Robert Kirkman (Paria-Outcast, Ladrón de ladrones, Tha haunt, Witch Doctor-Mala praxis, El Asombroso Hombre Lobo o la nueva The Infinite) es el creador de Los muertos vivientes (Planeta), la historias definitiva de zombis. 
En esta narración desgarradora de un mundo tomado por los no muertos le acompaña al dibujo Charlie Adlard (Judge Dredd, Marvel UK, X-files, Mars Attacks, X-Men, Hellfire Club, Batman, The Establishment, 2000AD, Warlock o La muerte blanca). 
El bondadoso Rick, policía de oficio y de vocación, se tornará en el expeditivo superviviente de un universo claustrofóbico en el que las reglas no existen y la Ley de la Jungla impera como modo de relacionarse. 
El mundo exterior es mucho menos terrorífico que el mundo interior del ser humano. Su liderazgo no será reclamado sino impuesto por el grupo. 
El drama de proteger a su familia y al resto de personas que reclaman su ayuda generará toda una serie de conflictos propiciados por las situaciones al límite que le tocará afrontar. 
Los acontecimientos provocarán inesperados giros en la narración que obligan al lector a estar atento del más mínimo detalle magistralmente oculto por Kirkman y que se revela determinante en el momento más inesperado. 
Una parábola de la realidad cotidiana adormecida por los debates televisivos y las miserias cotidianas de una sociedad corrupta y alienada. 
Kirkman acumula premios a la mejor serie regular por Los muertos vivientes (Harvey, Eisner, Barcelona). Además es uno de los cinco socios de la editorial norteamericana Skybound Comics.

Cazador de sonrisas

Star Wars