martes, 17 de junio de 2008

1808 en la Plaza de Los Sitios

Il Mercenario en la Plaza de Los Sitios. Las fotos son de The legend Pressen. Fotos oficiales aquí.

Cuentos a patadas. Historias del Real Zaragoza

Hoy lunes a las 19,30h se ha presentado en el Salón del Trono del Palacio de Sástago el libro Cuentos a patadas. Historias del Real Zaragoza, que ha editado la Fundación del Real Zaragoza.
El volumen recoge 21 relatos de escritores aragoneses y 84 ilustraciones a todo color de 21 ilustradores, pintores y diseñadores de nuestra tierra.
En el acto intervenieron Eduardo Bandrés, Félix Romeo (coordinador del libro) y Antón Castro (coordinador de la exposición “Los años magníficos. 1932-2007. 75 años del Real Zaragoza”).

Félix Romeo, coordinador del volumen, escribe sobre los 21 cuentos y la vinculación de la literatura y el fútbol a través del Real Zaragoza.
En el prólogo dice: Para mí, la literatura y el fútbol no han sido nunca incompatibles, y me enteré tiempo más tarde de que realmente sí que lo eran, o lo eran para algunos que creían que el fútbol es una alienación o una pérdida de tiempo o una manera de evitar que hablemos de asuntos más importantes. 
El fútbol ha sido siempre motivo de felicidad, y la verdad es que no se me ocurren asuntos más importantes que la felicidad. 
Y de esa felicidad nacen estos Cuentos a patadas, el primer libro de ficciones íntegramente dedicado al Real Zaragoza. 
Sí, al Zaragoza se le han dedicado muchas historias a lo largo de estos 75 años magníficos, pero nunca se le había dedicado un libro de cuentos. 
Y, sin duda, se hacía necesario. (…) Y, en buena medida, el libro es un auténtico festín que está escrito con pasión. 
En todos los escritores de Cuentos a patadas fluye sangre zaragocista…

Estos son algunos de los relatos que forman los Cuentos a patadas:
AMORES ARGENTINOS, de Joaquín Carbonell. Ilustrado por Alberto Calvo
LA NOVELA DEL REAL ZARAGOZA, de Antón Castro. Ilustrado por Antonio Álvarez
SEÑALES DE HUMO, de Miguel Mena. Ilustrado por Álvaro Ortiz
LA GRAN FINAL, de Rodolfo Notivol. Ilustrado por David Guirao
EL GOL DE LA NIEBLA, de Ángel Petisme. Ilustrado por David Vela

domingo, 8 de junio de 2008

Firmas en la Feria del Libro de Zaragoza


Alfredo Sánchez Galán











Me pasa mi señor padre esta magnífica página creada Alfredo Sánchez Galán creada con el objetivo de hacer disfrutar a los amantes de la naturaleza, de lo variado de las especies de aves que concurren en Aragón y especialmente en el término municipal de Quinto de donde procede la familia de mi madre.
En estas fotos teneis una Cogujada Común (Galerida critata) un ave de 18cm y una Agachadiza Común (Gallinago gallinago) de 25 cm.
En la web de alfredo aparecen tanto las especies que están de paso hacia sus áreas de cría en Europa y sus enclaves invernantes en la península o África, como las que son sedentarias de nuestro entorno, muy variado éste último al estar ubicado en el valle del Ebro y rodeado este a su vez por las Estepas de la depresión del Ebro.
También podeis encontrar datos relacionados al ave, el tamaño aproximado, sexo y el estatus del ave cuando se le puede observar en nuestra comarca.
Muy pero que muy interesante.

De padres e hijos

Me cuenta Ivan Ordovas que hay un tipo australiano que es muy deportista, una maquina, y tenia la ilusion de algún día poder participar en un Iron Man con su hijo. Por fin, tras mucho entrenar, lo ha conseguido a los 60 años. Ha podido competir con su hijo. Igual conocen la historia. Por si acaso, aquí les mando enlace a you tube. Merece la pena.
Paternidad en estado puro.
Un héroe, ni más ni menos.
Les recuerdo en que consiste el Iron Man:
1º.- 4.000 metros en el Océano Pacífico.
2º.- Se sale del agua y se pilla la bici, 180 Kms.
3º.- Se deja la bici y se corre una maratón, 42,5 Kms.
El ganador acabó en 8 horas. A este hombre le costó 17. Pero terminó. Y a qué ritmo.
Como dijo algo más tarde: "Amo a mi familia... Sólo intento ser tan buen padre como pueda..."

sábado, 7 de junio de 2008

Manchones





Manchones, vista desde la casa del  médico.
Manchones es un pueblo situado a 92 km de Zaragoza, entre Daroca y Murero en la que pasé algunos veranos de mi infancia en la casa de mis abuelos paternos.
Mi abuelo, Juan Pablo Royo Azcón fué ahí médico muchos años.
Fué muy emocionante para mi tomar estas fotos hace ya algunos años aprovechando un viaje a Teruel ya que hacía que no estaba allí 25 años.
Vinieron a mi me memoria las fiestas del pueblo.
Las fiestas en honor a San Vicente y San Pablo se celebran el último fin de semana de enero (coincidiendo con San Valero en Zaragoza) pero sobre todo las fiestas patronales en honor a San Roque el 16 de Agosto.
El 15 de Agosto se celebra la Romeria al santo desde el pueblo y el día culmina con una cena popular en la plaza.
Me acuerdo de ir a por agua a la fuente, de jugar en el brazar, de correr por las callejuelas, del frontón, de las excursiones, de mis abuelos con las sillas sacadas a la puerta de casa, a la fresca...
Del pueblo destaca la iglesia parroquial de la Conversión de San Pablo.
También la ermita barroca de la Virgen del Pilar, de finales del siglo XVIII, así como la Ermita de San Roque, la casa consistorial y los peirones de San Pablo, San Vicente y San Gregorio.
Según el INE de 2007 cuenta con 147 habitantes.

viernes, 6 de junio de 2008

Experiencia H20


Cafés El Criollo

¡¡Enhorabuena a Cafés El Criollo por la iniciativa de patrocinar azucarillos con imágenes de los héroes de Los Sitios!!
En su web podeis leer la apasionante historia de esta gran empresa aragonesa.
La historia comienza en 1886, cuando Santiago Lascasas Calvo emigra de Candasnos (Huesca) a Zaragoza y establece una tienda de ultramarinos en los bajos de la casa nº 20 de la calle de Santiago de Zaragoza (edificio desaparecido en los años 70).
Aquí vendía al por menor legumbres, bacalao, embutidos, bebidas y también materiales de limpieza, carbón, leña, aceite, y, por supuesto, café. Más adelante su actividad se amplió a los llamados Coloniales, es decir los mismos productos pero al por mayor, sirviendo a pequeñas tiendas de alimentación tanto de Zaragoza como de todo Aragón.En aquella época el café era comprado crudo por los particulares y en cada casa se procedía a su tueste, igualmente se hacía en los establecimientos de hostelería.

A finales del XIX Santiago Lascasas compró un tostador de café accionado manualmente, con el cual comenzó a tostar, al principio, pequeñas cantidades de café que vendía a su clientela. Las personas que, según costumbre todavía muy arraigada en Zaragoza, iban al Pilar a ver a la Virgen, al pasar por la calle de Forment esquina a Santiago percibían el exquisito olor que producía el tostador de Santiago Lascasas.

Poco a poco fueron sucumbiendo a la tentación de comprar ese café y así, dejaron de tostarlo en su casa, para llevarlo ya tostado a su vuelta del Pilar. Sin embargo todavía se seguía vendiendo café verde, es decir sin tostar, que compraban los establecimientos de hostelería y los particulares que preferían seguir realizando el tueste ellos mismos.

El tueste de café tomó gran importancia hasta el punto de que Lascasas se planteó utilizar una marca para identificar este producto cosa insólita en los principios del siglo XX. Pronto comenzó a vender sus cafés bajo la marca “El Criollo”.

Ante el éxito de la marca “Cafés El Criollo”, Santiago decide solicitar el registro de la misma, el cual le fue concedido el 30 de Agosto de 1910 según consta en el diploma que le fue otorgado por el Ministerio de Fomento de la época y que la Empresa conserva actualmente.

Se importaban, y se vendían, crudos y tostados, cafés de las procedencias más cotizadas en el momento, Yauco de Puerto Rico, Puerto Cabello de Venezuela, Moka del Yemen, Caracolillo de Puerto Rico y San Salvador, y muchos más. Se realizaba también el tueste torrefacto, una novedad entonces conocida como “concentración de aroma”.

También se dedicaba Lascasas a la fabricación de galletas, chocolates, turrones y otros dulces.
El aumento en las ventas de café hizo necesario adoptar una maquinaria más moderna por lo que se procedió a la compra e instalación de un tostador con tracción por motor eléctrico y fuego de carbón. En los 1930, se utilizó otra marca, “Arabia”, además de El Criollo. Representaba a un guerrero árabe blandiendo un alfanje en su mano y montado en un caballo con las patas delanteras levantadas.Otra actividad que tuvo mucha importancia fue el estuchado de azúcar. En Diciembre de 1915 se obtuvo la autorización del Ministerio de Fomento para utilizar la marca “El Criollo” distinguiendo azúcar. Igualmente se conserva el diploma que concedió el uso de esta marca Santiago Lascasas Calvo obtuvo con fecha 31 de Octubre de 1925 una Patente de Invención para “un nuevo sistema de envolturas o estuches para azúcares en cuadradillo, plaquetas u otras formas para el servicio de Fondas, Cafés, Bares, Restaurantes y para el consumo particular”. Este azúcar estuchado llegó incluso a tener una marca propia cuya denominación fue “Flirt”.

En los años treinta del siglo pasado se creó una sucursal para la venta de Cafés El Criollo en la calle de Cerdán, nº 5. Tanto la tienda como la calle desaparecieron en los 1970 al realizar el Ayuntamiento la apertura de la Avenida de César Augusto.En estos años se convocó un concurso de dibujo para realizar la publicidad de los cafés El Criollo, según cuenta el Catedrático Manuel García Guatas en su libro “Publicidad Artística en Zaragoza”, certamen que fue ganado por el famoso dibujante y cartelista Guillermo. También el pintor Alberto Duce realizó dibujos para la publicidad de Cafés El Criollo.

Cafés El Criollo fue la única casa de cafés de España que concurrió a la “II Feria de Muestras Aragonesa”
Santiago Lascasas Calvo, fundador de Cafés El Criollo, murió en 1939 tras una vida entregada a su Empresa, sucediéndole en el negocio su hijo Santiago Lascasas Valtueña.

Estos años fueron muy difíciles para el negocio ya que el café quedó dentro del llamado Comercio de Estado, es decir el Estado era el único que podía importarlo y distribuirlo. La Segunda Guerra Mundial y el aislamiento a que fue condenado el régimen de Franco convirtieron en un milagro la obtención un kilo de café. A finales de los años 1950 el Ministerio de Comercio implantó la obligatoriedad de la venta de café envasado por lo que la Empresa recurrió a la adquisición de las máquinas más modernas para la confección de los reglamentarios paquetes cuyos tamaños oscilaban desde 50 gramos a 2 kilos.

En 1964 falleció Santiago Lascasas Valtueña por lo que su hijo, Santiago Lascasas Monreal, tercer eslabón de la cadena familiar, continuó al frente de Cafés El Criollo. La Empresa, buscando una modernización muy necesaria, se trasladó a los bajos del nº 28 de la calle Minas, en la zona de Miguel Servet-Las Fuentes.

En 1965 el Real Zaragoza, con los “Magníficos” al frente conquistó la Copa del Generalísimo y el Trofeo Carranza. Cafés El Criollo quiso recordarlo en el calendario que para 1966 regaló a sus clientes.

En la calle Minas permaneció dieciocho años, hasta 1982, en que se volvieron a trasladar las instalaciones, esta vez a una zona industrial pues dentro del casco urbano ya no era posible la expansión ni la adopción de maquinaria más moderna. Desde entonces “Cafés El Criollo” está en el Polígono Industrial San Valero, situado en la Carretera Nacional 232, conocida en Zaragoza por la Carretera de Castellón, y que recientemente se ha convertido en moderna autovía con el nombre de “A 68”.

El 1980 desapareció el Comercio de Estado para el café con lo cual las empresas del sector tuvieron libertad absoluta para dirigirse al mercado exterior y realizar las importaciones que precisasen. Con el fin de poder desenvolverse mejor en esta nueva faceta de su trabajo, nuestra Empresa se unió con algunas otras del mismo gremio formando la Unión de Industrias Torrefactoras Españolas, S. A., “UNITESA”, radicada en Barcelona.

En 1988 la Empresa tomó la forma jurídica de Sociedad Anónima. En 1990 Cafés El Criollo, S.A. absorbió a la empresa torrefactora “LACASA 2, S. L.”.

En 1992 El Criollo fue seleccionado como proveedor exclusivo de café del Pabellón de Aragón en la Exposición Universal de Sevilla.

En Septiembre de 1993, tras la conclusión de sus estudios de Licenciatura en Ciencias Económicas y Empresariales en la Universidad de Zaragoza, se incorporó a la gerencia Santiago Lascasas Cacho, cuarto eslabón de la cadena familiar.
Como desde la década de los 1960 “Cafés El Criollo” se había ido especializando en la producción de café para hostelería se pensó en dar una atención mayor a los clientes en lo relativo a cafeteras y molinos.
Se buscó personal especializado en mantenimiento y con él se creó una infraestructura con capacidad para atender a los clientes que precisasen ayuda en este campo.
Actualmente Comercial Hostelera San Valero, S. L. da servicio y atención a cuantos profesionales de la Hostelería lo precisan, tanto en cafeteras y molinos como en cualquier otro tipo de maquinaria hostelera.Comercial Hostelera San Valero instala cafeteras de muchos tipos pero dedica una atención especial a las procedentes de la marca italiana “Wega”.

La calidad de sus cafés es una obsesión para la empresa por lo que en 1982 instalan un laboratorio en donde se comprueba el café verde a su recepción, (criba, humedad, olor, etc.), tras el tueste (humedad, color, sabor), y finalmente su comportamiento en la preparación de un expreso, sistema empleado por nuestros clientes en hostelería.

Desde hace unos años Cafés El Criollo posee una instalación para fabricar las llamadas “monodosis”, sistema que permite la preparación de café expreso en pequeñas instalaciones, como puede ser en oficinas y casas particulares.
En Septiembre de 2000 la Asociación de Empresa Familiar de Aragón galardonó a Cafés El Criollo con el “Premio AEFA a la Empresa Familiar”, premio patrocinado por Heraldo de Aragón y Caja de Ahorros de la Inmaculada al que concurrieron empresas familiares centenarias.

En Marzo de 2001 fué la primera (y hasta ahora la única) Empresa Aragonesa de Torrefacción de Café en obtener de la Asociación Española de Normalización y Certificación, AENOR, la Certificación UNE-EN-ISO 9002, con el número de Registro ES-0398/2/1.
Esta Certificación implica que Cafés El Criollo ha implantado un sistema de control de su propio trabajo y su calidad que le compromete ante sus clientes como una Empresa responsable de cuanto vende o de cuantos servicios presta" (Fuente: Cafés El Criollo).

Save Water

¡¡¡Miguel Royo, ganador del diseño del concurso de marcapáginas del Británico!!!! Enhorabuena!!!



jueves, 5 de junio de 2008

Carbonell, Miranda y Calvo


Ayer tuvo lugar la presentación de la "GRAN ENCICLOPEDIA DE ARARAGÓN PRETA" de Joaquín Carbonell, Roberto Miranda y Alberto Calvo, en el Aula Cultural de El Corte Inglés de Paseo de la Independiencia.
Se trata de un diccionario sin orden alfabético presentado en formato escolar como una educación para la ciudadanía avant la lettre. 
Contiene más de 700 palabras que los autores han estirado y deconstruido hasta obtener definiciones, sinónimos, greguerías y alguna pachuchada. 
En la obra las palabras adquieren otra dimensión y significados sorprendentes. 
Así “conjuntao” es el hombre vestido por su mujer y “ayvadiay” puede traducirse por “iskusmi”. 
Aquí se encierran 701 vocablos para moverse por la Expo sin llamar la atención, por lo que podría muy bien titularse “Palabros para Julio”. 
Sencillas definiciones cercanas a los aragoneses, a los que la editora recomienda no leer de golpe para evitar cortocircuitos mentales y las correspondientes indemnizaciones. 
Maravilloso y altamente recomendable.

Arde Cuba

Cazador de sonrisas

Star Wars